Cómo aprender a manejar el estrés

Cuando escuchamos hablar de la palabra estrés, generalmente lo entendemos desde una connotación negativa, es decir, solemos relacionarlo con experiencias no placenteras que desearíamos evitar. Sin embargo, el estrés no solo tiene su aspecto negativo, también tiene uno positivo. Ahora bien, ¿cuándo el estrés resulta positivo o negativo? 

Antes de entrar en ese terreno es importante comprender realmente cuál es el significado del estrés. 

El estrés es una respuesta biológica y psicológica que se experimenta tras una situación que consideramos amenazante, y de la cual percibimos que no contamos con los recursos necesarios para afrontarlos, lo que produce una tensión tanto a nivel físico como emocional. Un factor estresante puede ser un divorcio, una mudanza, una pandemia, un examen, la pérdida de un trabajo, etc. Pero ninguna situación puede considerarse estresante de manera objetiva como tal. Con esto quiero decir, que por ejemplo, a aquellos que les causa estrés un examen, puede no ser estresante para otras personas, y viceversa. 

En una situación estresante el cuerpo es el que responde y reacciona ante esa amenaza. Y por lo tanto el estrés puede producir: 

A nivel físico

  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Descenso de las defensas
  • Hipertensión
  • Mareos
  • Problemas digestivos
  • Agotamiento físico 

A nivel conductual

  • Comerse las uñas
  • Procrastinar (postergar las cosas)
  • Cambios en la alimentación (comer en exceso o no comer)
  • Bruxismo

 

 

A nivel psicológico

  • Angustia
  • Irritabilidad
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Cansancio mental
  • Alteraciones en el estado del ánimo

 

El aspecto positivo del estrés 

El estrés tiene su parte positiva. Una de ellas es que tener una cantidad moderada de estrés puede ayudar a sobrellevar una situación desafiante o incluso amenazante. Te incentiva a enfrentarlo y transitarlo, por ejemplo, terminar la mudanza, terminar el trabajo asignado, etc. O te impulsa a vivir momentos donde hay un riesgo pero sabemos que lo vamos a disfrutar, tales como viajes, casamiento, despedida, etc. 

 

El aspecto negativo del estrés 

Si bien el estrés puede ser beneficioso en algunos casos, debería darse temporalmente, ya que padecer estrés prolongado puede traer consecuencias a nivel psicológico, físico y emocional. Y podría condicionar el comportamiento y funcionamiento de la persona debido a que el cuerpo no vuelve a su estado normal y queda en constante alerta.  

No enfrentar el estrés en el debido momento puede generar aún un impacto más negativo a nivel psicológico. 

 

¿Cómo manejar de manera adecuada el estrés? 

La consigna está en no evitarlo, sino en poder identificar y entender cuáles son aquellas situaciones que lo generan y cómo son nuestras reacciones frente a ellas. Existen muchas técnicas variadas para poder combatirlo. Las principales son: 

* Toma conciencia de tu respiración: encuentra momentos para hacerlo y tomar conciencia del aquí y del ahora.

* Realiza actividades físicas, duerme bien, come saludable.

* Realiza actividades placenteras que te gusten: bailar, pintar, dibujar, escuchar música, etc.

* Comparte tu carga emocional con los demás.

* Cambia de perspectiva. Busca enfoques alternativos que te permitan ver la situación desde otro lugar.

* Registra tus pensamientos y emociones. Puedes plasmarlos en una hoja o grabar lo que sientes, etc.

* Terapia psicológica

Todos experimentamos estrés en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, se puede manejar o reducir modificando o ajustando nuestra forma de ver las cosas y de pensar.

Para conocer y conectar con alguno de nuestros expertos en la materia, visita el directorio de Nuna.

Constanza Canónica
Constanza Canónica

Psicóloga interna de Nuna. Si necesitas asesoramiento para conseguir un terapeuta, puedo ayudarte a elegir el más adecuado para ti!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.