¿Problemas para dormir? Cómo detectar y actuar frente al insomnio

Frases como: “Me cuesta mucho dormir, me lleva demasiado tiempo”, “Me despierto a media noche y después no puedo me puedo volver a dormir” o “estoy muy cansado porque anoche dormí poco”. Estas  suelen ser las  más escuchadas para hacer referencia al insomnio.

Además de que dormir nos genera mucho placer y satisfacción, es una de las funciones básicas de nuestro organismo. Normalmente, un tercio del día lo destinamos a dormir, es por eso que el sueño resulta de gran importancia. Dormir bien nos permite recuperarnos de los desgastes físicos y mentales de cada día. Sin embargo, cuando tenemos problemas en el sueño, nuestro estado de ánimo, físico y cognitivo pueden verse afectados negativamente debido al insomnio.

Todos en el algún momento de la vida podemos padecer “insomnio transitorio” (cuando dura menos de tres meses) a causa de diferentes acontecimientos: cambio de horarios por la zona, consumo de sustancias, situación estresante en algún ámbito de la vida, etc. pero que suelen desaparecer cuando esas vivencias “estresantes” caducan o se eliminan. Además se puede sufrir insomnio debido a enfermedades hormonales y metabólicas como la cefalea y tiroides o algún trastorno mental (depresión, bipolaridad, etc.)

 

 

Para hablar de insomnio como una patología hay que tener en cuenta dos aspectos importantes:

  1. La prolongación en el tiempo y su efecto negativo en la vida cotidiana. Es decir, si el problema para conciliar el sueño persiste al menos tres veces a la semana por al menos tres  meses.
  2. Cuando afecta de manera grave y negativa diferentes áreas relevantes de la vida de esa persona, como por ejemplo: a nivel laboral, social, etc.

 

Existen algunas señales que pueden detectar un sueño insuficiente, tales como: Cambios en el estado de ánimo, irritabilidad, fatiga, bajo rendimiento en las actividades del día a día,  y dificultades para concentrarse.

 

¿Qué NO es recomendable hacer para eliminar el insomnio?

Las personas que no logran conciliar el sueño se esfuerzan mucho por conseguirlo, intentan relajarse, tratan de enfocarse en dormir y en seguir acostados en la cama hasta lograrlo. Pero lo que termina sucediendo es todo lo contrario, es justamente este esfuerzo por dormir que obstaculiza conciliar el sueño de manera normal. Como consecuencia de ello, la persona probablemente asocie la cama con una experiencia negativa de no poder dormir y estar despierto/a. 

 

 El sueño es algo que debe llegar de forma natural, sin ningún tipo de esfuerzo y cuando nos dejamos llevar debido al cansancio físico y mental del día transitado.

 

 

¿Qué podemos hacer para hacer frente al insomnio?

  • Evitar la siesta
  • Evitar ingerir bebidas estimulantes antes de acostarse a dormir como por ejemplo, la cafeína
  • Poseer una buena alimentación
  • Practicar deporte, siempre que no se practique antes de ir a dormir
  • Nicotina: tiene efecto estimulante, por lo que no es recomendable fumar horas antes de conciliar el sueño
  • Tratar que la habitación esté con buena temperatura y libre de ruidos.
  • Celulares o cualquier dispositivo pueden también dificultar el sueño si se los utiliza antes de dormir

 

Cualquiera sea tu caso, es posible superar el insomnio y dejar de sufrir debido a esto. Es recomendable contactar a un profesional de la salud para que te pueda ayudar y evalúe aquellos factores que pueden estar afectando tu sueño.

 

Para conocer y conectar con alguno de nuestros expertos en la materia, visita el directorio de Nuna.

Constanza Canónica
Constanza Canónica

Psicóloga interna de Nuna. Si necesitas asesoramiento para conseguir un terapeuta, puedo ayudarte a elegir el más adecuado para ti!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.